Una persona es la cáscara de un misterio:

a)

cascarrabias cuando se acerca el misterio

b)

casca rabias a medio camino

c)

casi muere de rabia en la treintena

por hallarse en el centro del vórtice

d)

y rabia de gusto en el gran cambio (en la vorágine)

 

-se respeta la infancia: lugar de reserva-.

 

Una persona es un guante dado,

veintiún puntos en un dado,

el giro circular y progresivo

de una espiral abstracta y rítmica

(latente movimiento)

-de dentro hacia afuera (esto es importante):

ellos seducen y abducen,

ellos, las manos que juegan,

ellos, los incorpóreos,

nosotros: Él, vosotros, y en parte también ellos...
ellos, los desalmados;

 

Una persona es la voz que pronuncia una persona,

un sustantivo o signo o símbolo

que no significa misterio

sino máscara o persona

porque aquello tras aquello son las manos que juegan

y en las respuestas eligen;

lo necesario: lo imposible.

 

Cada persona juega

al damero maldito

las preguntas son blancas (donde caben los puntos)

las respuestas, abismos (necesidad de nada)

las figuras, sueños, y el movimiento la vida.

 

Una persona es "cada", y equivale:

a un ¡buenos días! y equivale:

a nombre y apellidos y equivale:

a dolor y equivale:

a desenfreno y equivale:

a confusión y equivale:

a saber que no se sabe.

 

 

 

 

 

 

Del poemario "El tren es un tiro".

 

amazon

 

 

Regresar al inicio